Nos alegra comprobar que en los últimos años, la presencia de productos ecológicos y de comercio justo, han ido ocupando un lugar importante en las estanterías de las grandes superficies alimenticias.

673x6731389280151_grenwash

Es cierto, que cuando queremos llevar unos hábitos de consumo sostenibles, nos damos cuenta que recurrir a canales de comercialización alternativos, como grupos de consumo o mercados de cercanía, nos facilita enormemente esa tarea, pero no es menos cierto, que debido al ritmo ajetreado de nuestro día a día, muchas veces tenemos que recurrir a estas grandes superficies y es de agradecer que ofrezcan alternativas ecológicas en sus productos.

El problema surge, cuando en nombre de lo “ecológico”, o peor aún, aprovechando que las etiquetas «ecológicas», «orgánicas» o «BIO» atrae cada vez más a diferentes consumidores, se ofrecen determinados productos “ECO”, que se pegan de tortas con una sostenibilidad bien entendida.

Este sería el panorama que nos encontramos el otro día en la sección de frutas y verduras de una de estas grandes superficies. ¿os llama algo la atención?

IMG_20170303_170310049

IMG_20170303_170402141

IMG_20170303_170314734
IMG_20170303_170334090

IMG_20170303_170426703

IMG_20170303_170421718

 

Así es, productos supuestamente BIO envueltos en aberrantes bandejas y film plástico, algunos procedentes de fuera de España, y por supuesto más de uno, fuera de temporada.

Como consumidores responsables, no tiene sentido optar por este tipo de producto ECO, presentados en un packaging altamente contaminante, que proceden de lugares lejanos y que no van acordes con la temporada del año en la que estamos. Como superficie comercial, no tiene sentido optar por ofrecer este tipo de productos ecológicos, disfrazados de productos amables con el medioambiente y que siguen dañando el planeta de la misma forma que uno convencional.